Entradas etiquetadas como Estrategia

Las redes sociales – ¿Mercadeo o TI?

Social Networks

Últimamente he oído mucho sobre el debate existente sobre si las Redes Sociales, particularmente el caso de Facebook y Twitter, es un área que debe conocer, usar, aprovechar y especializarse desde el área de Marketing de una empresa o desde el área de Tecnología de Información (TI). Dicho de otro modo, la estrategia de Redes Sociales ¿debe ser guiada por Mercadeo o por TI? El debate es muy similar al que había hace unos años sobre los proyectos de Comercio Electrónico (debate en el que personalmente tengo la misma opinión que la que aquí escribo: el E-commerce es un tema de negocios).

Haciendo un breve descargo de responsabilidad, debo confesarles que están leyendo una opinión de un profesional de las ciencias computacionales y un apasionado de la tecnología de la información, incluyendo todo el movimiento de las aplicaciones sociales. En síntesis, me considero un especialista en tecnología Web e ingeniería de software y, aunque también tengo formación y experiencia en Negocios, no soy un mercadólogo. Mencionado esto, les comento mi percepción sobre este tema.

A mi me parece que TI debe estar al servicio de Marketing. Es decir, la estrategia de redes sociales, lo que se pretende con ella, los resultados, las mediciones, el propósito de las redes sociales, etc. debería ser guiada por el área de Mercadeo (quizá incluso por la misma dirección general). La estrategia de redes sociales es, en esencia, un subconjunto de las estrategias de mercadeo y comunicación de una empresa y, por tanto, debe estar alineada con ellas. Y este es un trabajo del Director de Mercadeo y/o Comunicación.

Sin embargo, para que una estrategia de redes sociales sea efectiva y aún bajo la suposición de que será dirigida por Mercadeo, es condición necesaria que el área de TI apoye 100% dichas estrategias, Entre otras cosas, veo necesario:

  • Que TI le presente (periódica pero permanentemente) a Marketing toda la gama de posibilidades y herramientas tecnológicas que las redes sociales tienen. Y este no es un trabajo menor porque las redes sociales (Facebook y Twitter particularmente) y todas las herramientas de terceros basadas en ellas, cambian vertiginosamente y es trabajo de TI conocer las especificidades técnicas para poder usar adecuadamente las redes sociales.
  • Que TI aconseje a Marketing (no que decida) qué cosas puede aprovechar. E inclusive, idealmente, debe mostrarle (con pruebas o demos sencillos) estas posibilidades porque no siempre las palabras o presentaciones Powerpoint son suficientes para dar a conocer cierto concepto tecnológico.
  • Importantísimo es que el área de TI o las personas de TI que se involucrarán en proyectos de redes sociales, hables el lenguaje de Mercadeo. Aunque no sean especialistas sí que entiendan el lenguaje de negocios de la empresa.
  • Que Marketing visualice nuevas posibilidades “escuchando” a su asesor de TI. Es decir, que esté abierto a la utilización de nuevas tecnologías pero enmarcándolas y aprovechándolas en el contexto estratégico de mercadeo de la empresa. No como iniciativas aisladas. Y que, en este sentido apruebe, o rechace, herramientas específicas de las redes sociales.
  • Que una vez que la empresa decida embarcarse en proyectos de redes sociales, marketing y TI trabajen muy cercanamente, muy frecuentemente, y de manera colaborativa.

Creo que de esa manera, las posibilidades de que los proyectos fracasen por falta de entendimiento de las tecnologías o por falta de alineamiento estratégico con la empresa se reducen significativamente.

¿Y qué con el caso de LinkedIn? Bueno, el tema me parece muy similar pero siendo dirigido esta vez por el área de Gestión del Talento de la empresa. O dicho de otro modo, siempre ¡la TI al servicio de los negocios y organizaciones!

, , , , , , ,

Deja un comentario

¿Computación “en la Nube”? – Parte 2: Una opinión desde el punto de vista empresarial

En mi pasado post, intenté dar una breve introducción con enfoque técnico acerca de la Computación en la Nube. Esta vez trataré de abordar el asunto con enfoque distinto; es decir, abordando el tema desde el punto de vista de sus posibilidades y beneficios de implementación en las empresas y organizaciones. De hecho, es importante que todos los que somos “tecnólogos” nos demos a la tarea no sólo de difundir estos conceptos en el mundo empresarial sino también debemos reconocer que aquí está la verdadera fuerza del concepto: precisamente en su utilización dentro de las empresas y organizaciones; no en la tecnología.

Computación en la Nube (Cloud Computing); podemos definirla como el conjunto de tecnologías computacionales que posibilita el mantener la infraestructura tecnológica de hardware y software de una empresa u organización directamente en Internet. Visto de esa manera podemos tener varios niveles de activos tecnológicos en la Nube:

  • La infraestructura tecnológica (servidores, discos, centros de datos, sistemas de respaldo, etc.)
  • La plataforma de desarrollo de software
  • Nuestros activos Web: sitio Web, portal de Internet, etc.
  • Software de oficina (ofimática) : Procesadores de texto, Hojas de Cálculo, Software de presentaciones, etc.
  • Aplicaciones de negocios: administración de clientes (CRM), gestión financiera y de negocios (ERP), etc.

Antes de entrar en detalle a cada uno de los niveles (posiblemente los abarcaremos en otros posts de este blog) debemos reconocer que el principal diferenciador de negocios de la computación en la Nube en relación con la forma tradicional de manejar los activos tecnológicos es que este concepto convierte una inversión de capital (activo) en gasto corriente (gasto). Esto se logra debido a que la empresa no compra los activos tecnológicos ni licencias de software sino que los alquila o renta por una cuota periódica, típicamente mensual.

En el sentido anterior, ya existe un beneficio financiero pues la empresa no tiene que desembolsar inversiones importantes de dinero para financiar la compra del activo, ya sea hardware o software. En vez de ello, la empresa lo alquilará y lo utilizará mediante una conexión a Internet de banda ancha. Siendo así, las inversiones se pueden realizar en otras actividades del negocio y no tanto en TI. Además, la computación en la Nube suele ser algo más barata (aunque no mucho) que la computación tradicional ante ejercicios de valoración financiera (ROI, TCO, etc.) de un proyecto Nube. Financieramente, existe también un gasto corriente real (el costo de alquiler) deducible de impuestos como cualquier otro gasto operativo de la organización.

Sin embargo, quizá aún más importante que el beneficio en la administración financiera, existe el beneficio de que los activos no se vuelven obsoletos. En el caso del Infraestructura tecnológica de hardware (servidores Web, centros de datos, etc.) esto es más evidente porque el proveedor simplemente mantiene actualizados y en funcionamiento los equipos.

Pero es en el software (plataformas de desarollo, aplicaciones de oficina, sistemas empresariales) donde está la mayor innovación de la computación en la Nube pues también en este software la empresa se mantendrá siempre actualizada y con la última versión del mismo; suponiendo claro está que el proveedor de software realmente utilizar el concepto de computación en la Nube. Por ejemplo, ¿cuántos hemos tenido que actualizar nuestra versión de Gmail para correo electrónico? Nadie, pues ya está permanentemente actualizado en la Nube. En cambio, ¿Outlook?

En este blog iremos comentando en otros posts las particularidades de cada nivel de computación en la Nube (infraestructura, plataforma, aplicaciones de oficina y sistemas empresariales de negocios). En este momento lo importante del concepto introductorio es que los activos computacionales no se compran ni se licencian sino que se alquilan y se accede a ellos vía Internet desde cualquier lugar del mundo.

, ,

1 comentario